En principio, cuando se comienza a trabajar por cuenta propia siempre surgen dudas como ¿debo cobrar por hora o por proyecto?, para ello es ideal apoyarse en la experiencia de quienes tienen larga trayectoria en esta modalidad de trabajo y descubrir cuál es la mejor opción para que puedas generar ingresos de forma cómoda, segura y adecuada a la actividad que realizas.

En este post compartiré contigo mi experiencia al respecto, para que puedas orientar tu decisión.

Cobrar por hora o por proyecto

¿Cómo cobrar siendo freelancer?

Cuando se trabaja de forma independiente o en modalidad freelance, existen ciertas cosas que se deben aprender desde el comienzo. Algunos ejemplos de ello son:

  • ¿Cómo organizar tu tiempo de forma efectiva? para poder llevar a cabo todas las tareas que debes realizar.
  • Las mejores estrategias de negociación para que puedas tratar a tus clientes de manera adecuada.
  • ¿Cómo hacer publicidad de tu servicio?
  • Finalmente, ¿cuál es la mejor opción para cobrar?, ya sea por horas dedicadas o por proyecto.

Cuando de cobrar se trata, no solamente influye la modalidad que tomarás como base para fijar un precio, sino que además deberás saber calcular el costo de cada una de las labores que realizas, productos que vendes o servicios que prestas.

¿Cómo establecer la tarifa a cobrar?

Determinar la tarifa a cobrar por un proyecto servicio o producto en particular implica ciertos parámetros que debes considerar. En tal sentido, existen al menos tres formas muy sencillas para realizar el cálculo de dicho precio.

Catálogo de productos

La primera opción consiste en disponer de un catálogo de productos, servicios o tareas en donde puedas reflejar el costo correspondiente a cada uno de ellos.

Un ejemplo claro de esto es aplicable a una empresa de limpieza, en cuyo catálogo se especifiquen paquetes de servicios diversos con variedad de tarifas.

El cliente podrá elegir un servicio básico, por el cual se puede cobrar una tarifa estándar que incluya ciertas tareas específicas de aseo. Por ejemplo limpiar los suelos y quitar el polvo de los muebles por un monto de 40€.

En cambio, si desea optar por un servicio plus que incluya además de las tareas básicas, labores de lavandería y planchado, podría ascender a un monto de 60€.

Horas invertidas

La segunda opción se trata de hacer una aproximación o estimado de horas invertidas en la tarea para la cual te ha contratado el cliente. Realizar esto implica que, de acuerdo con el tiempo que estimes destinar en cumplir con tu tarea, se calculará el costo del servicio.

En tal sentido, conviene que establezcas una tarifa fija por hora y a partir de ello calcules el precio de acuerdo con la cantidad de horas que estimes invertir en el trabajo.

Un claro ejemplo de esto es aplicable a la docencia, ya que usualmente estos profesionales cobran en función de horas de enseñanza.

Las horas que invierten en dictar cierto tipo de clases pueden tener un precio aproximado de 10€ cada una. Con base en esto, el docente calcula el tiempo que puede demorar la clase y a partir de ello establece el costo de la misma.

Si la clase dura aproximadamente 5 horas, entonces el docente calculará que 5 horas a precio de una de 10€ por hora serán 50€ por cada clase que dicte con la misma duración.

Experiencia profesional

Finalmente, la tercera opción se relaciona con tus conocimientos, experiencia o aquello que destaca tu servicio por encima de otros.

Cuando una tarea es considerada de alta complejidad o requiere más conocimiento para su resolución, entonces suele tener un valor mucho mayor que otra que se considera más sencilla.

Esto te permite orientar el costo basándote en la complejidad o dificultad del proyecto o tarea a desempeñar.

Un ejemplo de ello podría ser una consulta en el dentista. Cuando quien acude desea que se le practique una limpieza dental sencilla, esto es considerado un servicio muy básico y de baja complejidad, por lo tanto su costo será inferior al de otros trabajos.

Por otro lado, cuando se trata por ejemplo de una cirujía, que requiere cierto conocimiento, gran esfuerzo y mayor dedicación, entonces este servicio será mucho más costoso que el anterior.

De cualquier manera, es importante que expliques a tus clientes la forma en que calculas el cobro de los servicios que prestas o el producto que vendes, sobre todo si han contratado anteriormente un servicio similar y este presenta alguna variación en el precio.

Esto permite que puedas mantener una relación transparente con los clientes y ambas partes queden satisfechas, ellos con el servicio o producto que han recibido y tú con el beneficio que has obtenido por ello.

Cobrar por hora vs cobrar por proyecto

Cada una de estas modalidades presenta sus ventajas y desventajas de uso, es por ello que conviene realizar un análisis a profundidad de ambas alternativas, ya que al conocerlas podrás optar por aquella que sea mejor para ti y tu emprendimiento.

Lo primero a considerar es que no es necesario que te cases por completo con una u otra opción, sino que pueden adecuarse al tipo de trabajo que desees realizar. Por ejemplo:

  • Puedes utilizar el cobro por hora cuando el trabajo a desempeñar comprenda aspectos de complejidad técnica, se trate de algún tipo de tarea que te llevará largo tiempo realizar, no sea cuantificable el alcance de los resultados o no tengas claro el costo de dicho servicio.
  • En cambio, puedes cobrar por proyecto cuando el trabajo a realizar implique aspectos de creatividad, el tiempo de entrega esté determinado y aquello que realices tenga para ti un costo específico.

Cobrar por hora

Cobrar por hora te ofrece la ventaja de recibir una remuneración justa de acuerdo con el valor que hayas otorgado a cada unidad de tiempo invertida en llevar a cabo cierto trabajo o proyecto.

Sin embargo, la efectividad de esta estrategia dependerá de que también puedas calcular o fijar un precio para tu tiempo de trabajo.

Está modalidad de cobro es ideal sobre todo para los principiantes y quizá la única desventaja que pueda presentar es que, en ocasiones, aquellos trabajos que son llevados a cabo en corto tiempo pueden no generar la remuneración que deseas.

Sin embargo, todo suele tener una solución, por ello mi recomendación particular en este punto es que establezcas una tarifa mínima de cobro basado en horas, es decir, que puedas cobrar a tus clientes un cierto tiempo mínimo por cualquier trabajo que vayas a realizar.

Esto te permitirá cobrar una tarifa mínima, independientemente de que el proyecto se lleve a cabo en menos tiempo.

Cobrar por proyecto

Cuando se cobra por proyectos existen ciertas ventajas y otras desventajas. Con respecto a los aspectos positivos es necesario resaltar que puedes tener un estimado previo de cuánto vas a cobrar a tus clientes por un determinado proyecto a realizar, independientemente del tiempo que te tome hacerlo.

Esto suele ser una ventaja, sobre todo para aquellos con largo tiempo en su respectiva área laboral, ya que pueden realizar ciertas tareas en un lapso mucho más corto que los principiantes y cobrar lo mismo por determinado proyecto independientemente de las horas que les tome llevarlo a cabo.

Por otro lado, las desventajas se relacionan con aquellas complicaciones que pueden presentarse en determinado proyecto, haciendo que se demore mucho más tiempo en llevarlo a cabo y que debas cobrar exactamente lo mismo que si lo hicieras en cuestión de un par de horas.

Por lo general, estas desventajas afectan a quienes son principiantes en el trabajo en modalidad freelance y a algunos expertos a los que puedan presentárseles inconvenientes o situaciones imprevistas.

Mi opinión de acuerdo a mi experiencia

Hace algún tiempo publiqué un post sobre cómo medir el tiempo de trabajo, seguramente te sea de interés, tanto si cobras por hora como por proyecto.

Cuando hablo de cobrar por hora me refiero a percibir ingresos por tiempo de trabajo. Esto puede ser relativo a minutos, horas, días, semanas o meses y normalmente se vende en paquetes.

Yo cobro por hora en los siguientes casos:

  • Mis clientes de mantenimiento web tienen incluida 1 hora acumulable cada mes, el tiempo lo contabilizo en minutos y este lo destino a solucionar problemas, realizar mejoras y responder preguntas. Estoy aquí para lo que necesiten mis clientes y normalmente el tipo de tareas a realizar son pequeñas.
  • Paquete de 4 horas destinado a clientes que prefieren trabajar de un modo más ágil y sin presupuestos. El tiempo empleado lo contabilizo en minutos si el cliente tiene contratado el servicio de mantenimiento web, de no ser así, lo contabilizo por horas.
  • También ofrezco paquetes de horas en casos puntuales en los que resulta imposible dar un presupuesto cerrado para un trabajo particular, ya sea porque la tarea no está bien definida por parte del cliente o se trata de solucionar un determinado problema de difícil estimación.

En el resto de casos cobro por proyecto y el presupuesto mínimo para asistencia técnica es 50€.

¿Te gustó este artículo? Si es así, compártelo con tus amigos y conocidos 😉

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en whatsapp
Sobre mí

Sobre mí

¡Hola! Me llamo Jose AMD, vivo en Sevilla y soy Desarrollador Web. Estoy aquí para ayudarte a crear y mejorar tu página web, para que así puedas convertir tus grandes ideas en realidad. ¡Infórmate!

Déjame un mensaje

Me gustaría saber más sobre ti, tus proyectos y cómo crees que puedo ayudarte con tu página web. Puedes contactar conmigo enviándome un email a info@joseamd.es o rellenando el siguiente formulario, como prefieras 😉

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Ir arriba